Parque Patricios: Cine teatro Urquiza quieren demolerlo o intiman a vecinos para pagar deuda

Una carta documento apareció en los últimos días por debajo de las puertas de dos vecinos de Parque Patricios. El texto era un reclamo de deuda por $ 400.000 por daños y prejuicios. Quienes la recibieron son un hombre y una mujer, integrantes de la “Asamblea en Defensa del Cine Teatro Urquiza”, que un año atrás logró que el edificio histórico no fuese a demolición y que su oferta cultural quedara preservada.

“Es una persecución judicial. La constructora está buscando castigar los bolsillos de los vecinos que decidieron preservar el patrimonio”, dice a Clarín el presidente del Observatorio del Derecho de la Ciudad, Jonatan Baldiviezo. Como abogado de la asamblea, esa es su lectura sobre la carta enviada por la compañía Establecimiento Campana, que dice haber sufrido daños a partir del amparo presentado por los vecinos para detener la demolición del cine-teatro, inaugurado en 1921 en avenida Caseros 2826.

La acción de la empresa contra los integrantes de la asamblea sorprende no por inusual, sino por el momento. Llega un año después de haber firmado un acuerdo con los vecinos. No se trató de una conformidad verbal, sino de un acuerdo homologado por el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad. Ahí, Establecimiento Campana se comprometió a respetar la fachada del cine-teatro y a construir -a su costo- una sala teatral dentro del edificio de oficinas que planea edificar.

En 2013, el grupo empresario -dueño también de Campanópolis (la aldea medieval de González Catán)- adquirió la propiedad de avenida Caseros al 2800, a tres cuadras del Parque de los Patricios. Su objetivo era hacer un edificio de oficinas, en un barrio que está muy revalorizado, no sólo por la mudanza de la Jefatura de Gobierno, sino también por su designación como Distrito Tecnológico y la extensión del subte H. Pero la Justicia frenó el proyecto, en primera instancia con una medida cautelar en 2014.

En tanto, en enero de 2017, la Dirección General de Interpretación Urbanística comunicó a la empresa que el proyecto presentado no se adecuaba a la ley. Y también informó que el Consejo de Plan Urbano Ambiental lo desestimaba por motivos idénticos.

“Los daños que reclama la empresa no fueron producidos por la acción de amparo de los vecinos. Si la obra estuvo frenada fue porque el proyecto que ellos mismos presentaron no respetaba la ley”, agrega Baldiviezo. El plan original de la compañía apuntaba a la construcción de una sala de 140 espectadores, cuando debía haber 1.260 butacas. Además, la superficie del cine-teatro, que era de 1.114 metros cuadrados, quedaba reducida a 208 metros cuadrados.

La alarma entre los vecinos se encendió en 2013, cuando los dueños del supermercado chino que funcionaba ahí anunciaron en un cartel que se iban porque la propiedad sería demolida para hacer una edificación. A partir de ese momento surgió la asamblea, que además de proyectos, juntó 16.000 firmas “para recuperar un espacio cultural para el barrio”.

Para salvar la sala, los vecinos apelaron al Código Urbanístico que, en caso de demolición total o parcial de teatros o cines-teatros, exige que el propietario del predio construya en el espacio nuevo una sala de características semejantes a la demolida, respetando el 90% de la capacidad original.

Para los vecinos fueron cinco años de audiencias, movilizaciones en la calle, recorridas por despachos de legisladores y reuniones con ONG. Cinco años de lucha que pensaron terminada con el acuerdo. Pero recibir la carta documento les recordó el pasado.

“Es la segunda vez que nos notifican de esta manera. La primera fue en 2017. Fueron contra otra vecina y contra mí. Somos los firmantes de los expedientes”, explica Octavio Martin, uno de los vecinos que se pusieron al frente de la movida. Y sigue: “Pero esto es en contra de toda la asamblea, de todos los que luchamos por la recuperación del Urquiza. El resto de los integrantes nos dejó claro que no estamos solos, somos un grupo”.

“Es medio marciano lo que hicieron. Ellos saben que nuestro amparo prescribió y que lo que alguna vez los frenó fue no cumplir con la ley. No quiero pensar que esto sea un intento de embarrar la cancha para que no se haga el proyecto”, agrega. Por el momento, el lugar sigue abandonado, las obras no empezaron y, después de una mediación que se hizo la semana pasada y no tuvo éxito, la firma propietaria tiene vía libre para iniciar la demanda contra los vecinos.

Entre otras acciones, los vecinos hicieron proyecciones frente al Cine Teatro Urquiza para evitar su demolición. Foto: Federico López Claro

Entre otras acciones, los vecinos hicieron proyecciones frente al Cine Teatro Urquiza para evitar su demolición

Gracias por Leer esta Nota !

Nuestro Portal, informa desde el año 2015 a todos los vecinos de la Ciudad de Buenos Aires, todas las Notas son de contenido propio.-

Noticias Vecinales

www.noticiasvecinales.com.ar

notivecinales@gmail.com