Los barrios porteños se llenan de color con el florecimiento de los jacarandás

El proceso de floración, manchando varios caminos intensos de Buenos Aires, comenzó a florecer. En la ciudad hay más de 14 mil copias en caminos, parques y plazas.

Octubre es el invierno de los árboles de Jacarán, el momento en que las hojas de sus ramas se aflojan y se preparan para albergar las flores de color azul violeta que separan a la especie. La floración de los árboles de Jacaran es una vista natural que ocurre cada noviembre, y tanto los porteños como los visitantes ocasionales lo celebran con admiración.

Esta temporada, la floración de los árboles de Jacaran fue algo tardía, ya que el año pasado podría ser una indicación del cambio climático. La característica especial de este árbol es la floración sin hojas verdes, aunque los brotes a veces ocurren al mismo tiempo. Después de florecer y avanzar hacia la temporada de verano, sus ramas irregulares y un tanto sinuosas existen con hojas y flores que hacen que sus gafas sean más voluminosas y coloridas.

«Desde la ciudad, hemos definido que la jacarandá es una de las tres especies prioritarias este año, tenemos un plan estratégico y planeamos plantar 100 mil árboles nuevos para el año 2020/23», dijo Facundo Carrillo, secretario de atención ciudadana. y gestión, un cargo de BA arbolado. «Las especies definidas en el plan forestal brindan importantes beneficios ambientales a los vecinos, pero los árboles de Jacaran destacan por las hermosas postales que generan y aparecen cada noviembre a medida que florecen», dijo.

En las aceras de Buenos Aires, hay 11.046 árboles de Jacaran; Mientras tanto, otras 3255 áreas verdes están habitadas. Es el cuarto árbol más actual en el espacio público de Buenos Aires detrás de la ceniza, el plátano y la lima estadounidenses. Las áreas con más población de este tipo son las carreteras Figueroa Alcorta, Sarmiento, 9 de Julio y San Juan. También puede verlos en lugares como la Embajada de los Estados Unidos, el Parque de Los Andes y el Jardín Botánico.

“Jacarandá es uno de los árboles de paisajes más bellos de la ciudad, pero también tiene muchas ventajas sobre los árboles públicos. Sus raíces no son invasivas, su árbol es resistente y sus hojas generan una amplia sombra ”, dijo Jorge Fiorentino, jefe de BA Arbolado de la Ciudad.

El árbol se convirtió en un emblema de los vecinos de la ciudad, y en 2015 fue declarado un rasgo distintivo de la ciudad por la Legislatura. Aunque no es una especie nativa, ya que es nativa del noroeste de Argentina, Bolivia, Brasil y Paraguay; Se convirtió en parte de la geografía urbana y la historia de Buenos Aires.

En noviembre, de Buenos Aires vuelve a una imagen de postal. Durante aproximadamente cuatro semanas, sus flores, de 4 a 5 cm de largo, permanecen en los vasos, luego los caminos y alambres caen en las calles de Buenos Aires, cubriendo el color violeta.

El jacarandá fue incorporado al paisaje urbano por el diseñador francés Carlos Thays a finales del siglo XIX. Como director de Parques y Paseos, creó el Jardín Botánico y organizó expediciones al Norte argentino para buscar flora con valor ornamental que pueda habitar en la ciudad.

El ibirapitá, el lapacho rosado, el palo borracho y el jacarandá fueron las especies que trajo. Evaluó su adaptación en el jardín Botánico y observó cómo prosperaban en un clima menos cálido al del norte del país.

La Ciudad a través de las Comunas y el área de Gestión Comunal desarrolla tareas de mantenimiento del arbolado público con un equipo conformado por 115 profesionales de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires.

Todos los años realiza la plantación de nuevos ejemplares con el objetivo de incrementar el bosque urbano y asegurar las condiciones de seguridad de las personas.

Se calcula que este año se van a terminar plantando unos 20393 árboles, una cifra récord en la Ciudad. Fiorentino, ingeniero agrónomo especializado en gestión de arbolado y espacios verdes urbanos, detalló las variables que la Ciudad tiene en cuenta a la hora de elegir los nuevos ejemplares.

El principal factor es la seguridad, lo que deriva de su madera, forma y estructura. La madera de los árboles plantados debe ser resistente y fuerte. El nombre del jacarandá significa “madera dura”.

También es importante la velocidad de crecimiento y la longevidad; o sea, que la vida útil del ejemplar sea considerable para evitar los recambios constantes.

Otro aspecto tenido en cuenta es que las raíces de los árboles posean un desarrollo contenido para que no afecten en demasía las veredas y, con respecto al follaje, que la hoja sea caduca para permitir la sombra en verano y el paso del sol en invierno.

Además, es elemental que el árbol no tenga frutos carnosos, grandes y pesados que puedan causar algún daño al caer.

La poca tendencia a contraer plagas y enfermedades que permite evitar las pulverizaciones o fumigaciones que contaminan el medio ambiente resulta fundamental.

Fiorentino hizo énfasis, también, en las especies probadas con éxito en la Ciudad y, por último, en las características estéticas de árboles como el jacarandá y el lapacho que, por su floración, aportan belleza al paisaje urbano.

Gracias por Leer esta Nota !

Nuestro Portal, informa desde el año 2015 a todos los vecinos de la Ciudad de Buenos Aires, todas las Notas son de contenido propio.-

Noticias Vecinales

www.noticiasvecinales.com.ar

notivecinales@gmail.com