El cumpleaños 125 de la Avenida de Mayo será este 9 de Julio

La Avenida de Mayo fue pensada como la gran obra pública de su momento, también como vidriera -algo para mostrarle al mundo-, y además como pulmón para que Buenos Aires tomara aire en época de epidemias. Pero terminó siendo su núcleo. Uno político y cultural, que este martes cumple 125 años.

En todos los sentidos, fue pionera: primer boulevard y primera avenida de la Ciudad. Por ella transitó el primer colectivo de Buenos Aires y debajo de ella, el primer subte de Latinoamérica. Al 1200 se instaló el primer ascensor del país: uno jaula, de puertas tijera y con una escalera que serpenteaba alrededor. Además, fue el punto en el que los cafés estrenaron sus mesas en la calle. Hasta entonces esa imagen era propia de Europa, pero acá, inédita.

La avenida surgió de la cabeza de Torcuato de Alvear, el primer intendente de Buenos Aires. La pensó en 1882 y logró que dos años más tarde el Congreso sancionara una ley que autorizaba su creación. La delimitación era así: entre Rivadavia e Hipólito Yrigoyen -entonces calle Victoria-, la tierra debía ser abierta para construir una avenida. El ancho del nuevo camino tenía que tener 30 metros y los edificios, una altura mínima de 20 y una máxima de 24 metros.

No fue fácil: hubo que mutilar el Cabildo -le sacaron tres arcos- y expropiar 13 manzanas. También, aparecieron juicios. Muchas familias ricas los iniciaron, aunque después de un tiempo la mayoría aceptó ceder sus terrenos a cambio de una exención impositiva. Recién el 9 de julio de 1894, diez años después de la sanción de la ley, Avenida de Mayo fue inaugurada. Torcuato de Alvear no vio su idea materializada, ya había muerto. Entonces el intendente municipal era Federico Pinedo y el presidente, Luis Sáenz Peña.

La Avenida de Mayo original tenía adoquines de pinotea y estaba dividida por un boulevard, donde se instalaron los postes de iluminación. Ese espacio no sólo funcionaba como separador de carril, sino como un paseo en sí mismo, al igual que las veredas llenas de plátanos. Allí las familias paseaban, se mostraban. En la calle había carruajes y los primeros autos a motor. Al mismo tiempo, la avenida era un eje simbólico de poder, con la Casa de Gobierno en un extremo, mientras que en el otro estaba el pozo para la construcción del Palacio del Congreso.

Cuando la inauguraron, la avenida tenía un boulevard central.

Foto de la Avenida en su inauguración-

 

“No fue uniforme en su inicio. En su extensión aún se veían medianeras y lotes baldíos. La avenida recién quedó consolidada -construida en su totalidad- en 1920”, describe Marta García Falcó, arquitecta y una de las expositoras en las conferencias que organizó el Ministerio de Cultura porteño para este aniversario. Para ejemplificar el desarrollo progresivo, recurre a una nota escrita en 1896 en el Diario La Prensa. Dice así: “Tener un gran boulevard flanqueado en su mayor parte por paredones ruinosos, corralones huecos y taperas inhabitables es tan incomprensible como trazar una plaza de recreo en un sitio despoblado”.

Para el nuevo siglo, la avenida era el corazón de la Ciudad: era sede de diarios – La Prensa, El Diario, El Argentino, El País, La Época y Crítica-; referente en cultura -con los cines Gloria y Avenida y los teatros Mayo, Avenida y Liceo-; el lugar de los cafés -con el Tortoni, a la cabeza-; y el de los hoteles, como La Argentina y Castelar, que todavía existen. En el primero, la noche cuesta $ 600. En el segundo, $ 4.584, aunque si la persona se acerca y lo reserva en el momento puede acceder a una promoción de $ 3.438. Eso sí: ya no se puede visitar la habitación 704, en la que se alojó por seis meses, entre octubre de 1933 y abril de 1934, Federico García Lorca. Para esa época, la arquitecta Falcó ubica el esplendor de la avenida, que luego se fue apagando.

Desde 2018, el Ministerio de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad encaró un proceso de renovación que incluye la limpieza y la recuperación de los revestimientos símil piedra de varios edificios. También está reponiendo elementos escultóricos que, con el tiempo y la falta de mantenimiento, se fueron perdiendo o degradando. Además, está retirando aires acondicionados, cortinas de enrollar, marquesinas y cualquier otro elemento que altere la estética original.

 

Gracias por Leer esta Nota !

Nuestro Portal, informa desde el año 2015 a todos los vecinos de la Ciudad de Buenos Aires, todas las Notas son de contenido propio.-

Noticias Vecinales

www.noticiasvecinales.com.ar

notivecinales@gmail.com