Clausuran local que vendía carnes “exóticas”

Yacaré, jabalí, llama, ciervo. La granja, ubicada en la zona del Abasto, ofrecía todo tipo de carnes exóticas. Pero después de un allanamiento, la Fiscalía de la Ciudad clausuró el local: determinaron que los productos no estaban aptos para el consumo y, además, no se pudo determinar su origen. La sospecha es que podrían provenir de la caza ilegal.

Carnes no convencionales”. Así se promociona la granja de “Delicateses”, como reza en su frente. Venden desde caracoles hasta “llama de la Puna jujeña”, pasando por “bifecitos de ñandú”, faisán, ciervo patagónico, conejo y jabalí. Todas especies muy buscadas por algunos chefs y que cotizan a precios elevados.

 El local, ubicado en Lavalle al 3500, fue allanado en un operativo coordinado por el titular de la Unidad Fiscal Especializada en Materia Ambiental de la Fiscalía de la Ciudad, Blas Matías Michienzi. Participaron la Subsecretaria de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, la Dirección General de Higiene y Seguridad Alimentaria porteña, la División Delitos Contra La Salud de la Policía de La Ciudad y el Senasa.
En el local había nueve cámaras frigoríficas. “Se encontraron más de siete toneladas de carne de dudosa procedencia, no aptas para el consumo”, explicaron en la Fiscalía, donde precisaron que decomisaron más de 200 kilos de mercadería, que fue destruida
La importancia fundamental de estos operativos es que se ataca la caza furtiva ilegal de gran parte de los animales silvestres o autóctonos de distintas regiones del país -explicó Michienzi-. De esta manera no sólo se protege la salud pública, sino que también a grupos de fauna que corren peligro de extinción por este tipo de prácticas ilegales”.

El fiscal aclaró: “Si bien no está prohibida la comercialización de estas carnes exóticas, se necesita documentación que avale que provienen de animales especialmente criados con ese destino”.

El problema fue, justamente, que el local no tenía la documentación para demostrar de donde provenía la carne que ofrecía. Y está prohibido comercializar carne de animales silvestres.

Al no disponer de documentación que comprobara el origen, y tras el examen bromatológico de rigor, se comprobó que el total de la mercadería decomisada no estaba en condiciones para el consumo. Por lo que se procedió a su destrucción”, contaron en la Fiscalía.

Los responsables del comercio fueron imputados por violación del artículo 79 del Código Contravencional de la Ciudad, que pena a quienes ejercen ilegítimamente una actividad con hasta diez días de prisión en la Cárcel de Contraventores del barrio de Pompeya.

Gracias por Leer esta Nota !

Nuestro Portal, informa desde el año 2015 a todos los vecinos de la Ciudad de Buenos Aires, todas las Notas son de contenido propio.-

Noticias Vecinales

www.noticiasvecinales.com.ar

notivecinales@gmail.com